“La chica del ula ula”

El reloj del palacio de gobierno marcó las seis de la tarde. Los abogados terminaban su jornada laboral; afuera algunos se detenían a despedirse y hablar de trivialidades, otros seguían hablando de trabajo. Carlos siempre procuraba buscar a alguien con quien quedarse a platicar un rato; en realidad sólo quería una excusa para seguir ahí frente[…]